Contactanos

935432257

Timón,6

Castelldefels - Barcelona

Coronavirus y precios fuerzan el desplazamiento de la demanda de vivienda

Por en Noticias inmobiliarias con 0 Comments

El mercado residencial español finalizó 2019 con estabilidad y moderación. Sin embargo, ya el año pasado los precios motivaron el inicio de una tendencia de desplazamiento de la demanda desde las grandes ciudades a ubicaciones periféricas, tanto de la interesada en comprar como la que quiere vivir de alquiler, pues que las principales urbes son áreas en las que los valores de las viviendas más se han calentado. Este comportamiento se ha visto agravado por la pandemia, que ha reforzado el teletrabajo y las exigencias de movilidad pendular. De hecho, distintos actores del sector aseguran que en España empiezan a nacer nuevas ciudades dormitorio, las cuales se sitúan tanto en localidades próximas a Madrid o Barcelona, como en provincias limítrofes.

desplazamiento de la demanda

La brecha territorial de precios impulsa el desplazamiento de la demanda desde las grandes urbes, con precios inalcanzables, a zonas periféricas, donde es posible comprar por mucho menos

El precio medio de la vivienda nueva en Madrid capital creció un 1% en el primer semestre de 2020, según Sociedad de Tasación, hasta alcanzar los 3.663 euros por metro cuadrado en el pasado mes de junio. En Barcelona capital el ascenso en este periodo fue del 1,1%, situando el precio por unidad de superficie en 4.480 euros. Estas cifras “se alejan de la capacidad adquisitiva de muchas parejas y familias jóvenes”, explica Montse Moreno, vicepresidenta primera de Fiabci España, lo que justifica el desplazamiento, “cada vez en mayor proporción” a las áreas metropolitanas de estas ciudades. En ellas, indica esta especialista, el precio del mercado de compraventa “puede ser hasta un 50% más barato, en función de la localidad elegida”.

Esta tendencia también se está observando en municipios pertenecientes a provincias limítrofes con las grandes capitales. En concreto, Gregorio Martín-Montalvo, director general de Solvia, observa que hay zonas donde los precios se sitúan muy por debajo de la media, con Toledo (661 euros el metro cuadrado) y Ávila (772 euros el metro cuadrado) a la cabeza, “donde existe una mayor cantidad de gente interesada en comprar”. La misma situación reproducen las provincias catalanas de Tarragona y Girona, en las que el precio medio del metro cuadrado se sitúa en los 1.201 y 1.751 euros, respectivamente.

Infraestructuras y comunicaciones, principales bazas de las provincias limítrofes. Además, la superficie de las viviendas es mayor, así como el equipamiento: terraza, garaje, piscina, etc.

El encarecimiento del precio de la vivienda en Madrid y Barcelona ha motivado que sus zonas periféricas presenten una demanda disparada y una oferta cada vez menor, con la consiguiente subida del valor de los inmuebles residenciales. Por este motivo “gran parte de la población ahora busca vivienda en provincias o ciudades cercanas a las grandes urbes”, apuntan desde Solvia. Cabe recordar que en la provincia de Toledo viven ya 58.000 personas que trabajan en Madrid y que se desplazan diariamente. Por su parte, Tarragona y Girona albergan ya a más de 10.000 personas que trabajan en la capital catalana y que se desplazan cada día. “Estos cambios de residencia han podido producirse gracias a las infraestructuras y conexiones con los que cuentan estas zonas, que ayudan a la movilidad”, añade Martín-Montalvo.

En paralelo, otros expertos, como José Luis Jimeno, director general de Notegés Consulting, consideran que el desplazamiento de la demanda hacia estas zonas responde a criterios adicionales. Así, asegura que muchas de las personas que se trasladan a la periferia o a otras provincias “buscan tener una mayor oferta de vivienda”, que por el mismo presupuesto “responda a sus necesidades futuras”. Entre ellas destacan las mayores superficies de los inmuebles y los servicios y comodidades con los que estos cuenten, “como garaje o piscina”. Estos criterios de búsqueda han salido reforzados tras el confinamiento.

El giro también se reproduce en el mercado de alquiler. En Madrid, los municipios del sur atraen a la demanda, mientras que en Barcelona, el interés está puesto en el Bajo Llobregat

El mercado del alquiler de Madrid y Barcelona también está registrando un desplazamiento de la demanda. Este movimiento, que primero se produjo del centro hacia la periferia, ahora está resonando tanto en sus áreas metropolitanas como en otras localidades de ambas provincias. En el caso de Madrid, aclara David Caraballo, director comercial de Alquiler Seguro, el aumento de la demanda en régimen de arrendamiento “se está notando más en las localidades del sur” como son Alcorcón, Móstoles, Getafe, Leganés, Parla, Pinto o Valdemoro. Una situación que se ha generado, a su juicio, porque se trata de localidades que disponen de metro desde hace años, una infraestructura “que conecta a estos municipios con la capital muy rápidamente”.

En lo que respecta a Barcelona, Moreno aclara que el mayor incremento de la demanda en régimen de alquiler está teniendo lugar “en poblaciones del Bajo Llobregat, tanto del interior como de la costa”, tales como Castelldefells, Gavá, Mataró o Granollers. Asimismo, esta experta apunta que el cambio se está produciendo en hogares jóvenes, que se han visto expulsados de Barcelona “por no poder hacer frente a la subida de los arrendamientos”. “Por el mismo precio que pagaban en Barcelona ahora tienen viviendas que les aportan un plus a su bienestar”, subraya.

El desplazamiento de la demanda se prolongará en el tiempo, sobre todo, teniendo en cuenta el cornavirus y sus rebrotes, así como la instauración del teletrabajo a la largo plazo

Ya sea en el mercado de la compraventa o en el del alquiler, los expertos del sector creen que esta tendencia residencial se prolongará en el tiempo, sobre todo, teniendo en cuenta los efectos económicos que ha desatado la crisis del coronavirus. En esta línea, Caraballo apunta al “daño que sufren las economías familiares”, lo que les hará optar por aquellas áreas residenciales que les supongan una menor tasa de esfuerzo.

Por su parte, desde Solvia consideran que la tendencia “ha venido para quedarse” y que, como consecuencia de la misma tendrá lugar una importante ventaja, “como es que estas ciudades crezcan en habitantes y ayuden a fomentar sus economías”, ya que con el tiempo incluso habrá empresas que se plantearán trasladarse a estas localizaciones. “Esto está sucediendo ya en Toledo y Guadalajara, pues ambas ciudades cuentan con un corredor logístico que genera muchos puestos de trabajo”, finaliza Martín-Montalvo.

La entrada Coronavirus y precios fuerzan el desplazamiento de la demanda de vivienda se publicó primero en pisos Al día – pisos.com.